Últimamente, se ha hablado mucho sobre la inteligencia artificial y su introducción en los procesos escolares o en las actividades laborales. ¿Realmente son una ayuda para la humanidad? O más bien, pueden convertirse en un problema.

Hoy entenderás un poco el alcance que puede tener la inteligencia artificial (AI) en los procesos que realizamos las personas y si, algún día, podrá convertirse en un reemplazo.

¿En qué consiste la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial es una programación informática que a través de los datos que maneja puede ofrecer información adaptada a las necesidades del usuario.

También, se puede definir como un sistema informático que tiene la capacidad de imitar algunos comportamientos o procesos que son realizados por los humanos.

La verdad es que llevamos tiempo conviviendo con la inteligencia artificial, así que no es nada nuevo para esta generación, ya sea en videojuegos, programas de traducción, de corrección, de cálculos, entre otros.

Sin embargo, en estos momentos existen muchos más programas y con funcionalidades novedosas, innovadoras y cada vez más creativas. De igual manera, se intenta perfeccionar con el objetivo de intentar reemplazar por completo a los humanos en ciertas tareas, pero ¿Será posible?

¿Qué le espera en el futuro a la inteligencia artificial?

Es muy probable que estos avances continúen, porque cada día salen a la luz programas mucho más adaptados a las necesidades del momento.

Sin embargo, el futuro de la inteligencia artificial siempre va a recaer en el uso que le demos a estos programas. En la actualidad, se utilizan como herramientas que permiten ahorrar tiempo y dinero a las personas, más que para reemplazarlas.

Sobre los sesgos de la AI

Un punto muy importante a debatir es sobre los sesgos de la inteligencia artificial, recordemos que esta funciona, gracias a los datos que le son proporcionados, por tanto, siempre puede existir un vacío en la información.

Por ejemplo, hay que considerar que, si los seres humanos no somos perfectos, un programa creado por un humano tampoco lo será. La inteligencia artificial suele tener sesgos, vacíos, porque nunca será lo suficientemente completa o compleja como la profundidad de la inteligencia humana.

¿Cuáles son los datos que se le proporciona a la inteligencia artificial?

La programación de la inteligencia artificial es como una gran biblioteca que recibe información, de acuerdo al tipo de programa que se realice. Por ejemplo, si se trata de una plataforma que traduce textos, las diferentes lenguas serán los datos asignados.

Si corresponde a una aplicación que da respuestas, tiene que tener información sobre cualquier cosa, como un buscador.

Por tanto, los datos que reciben dependerán del uso de la plataforma.

Sobre el aprendizaje automático

Pero, ahora es importante entender sobre el aprendizaje automático.

El aprendizaje automático es la capacidad que tienen los programas de inteligencia artificial de dar sus propias respuestas y soluciones, a partir de la información que manejan y su experiencia.

¿Cómo puede afectar esto a las nuevas generaciones?

Muchos psicólogos y expertos en la materia ya están alertando sobre el uso de la inteligencia artificial en menores de edad porque los limita de pensar. Ya saben que encontrarán en una plataforma todas las respuestas e, incluso, no tendrán ni que escribir.

Al utilizar la inteligencia externa, se cohíben de utilizar su propia inteligencia que, por supuesto, es mucho más completa y veloz, pero requiere un mayor esfuerzo para ellos emplearla.

Lo queramos o no, la inteligencia artificial ya está en todo, vale la pena reconocerla y aprender de ella para darle el uso más óptimo para la humanidad.